Eco y reverberación

Es la repetición de un sonido por un fenómeno acústico que consiste en el reflejo de una onda sonora en superficies duras. Al reflejarse regresa al punto de origen con un retardo y de esta forma, el oído lo percibe como otro sonido independiente. El retardo mínimo necesario para que se produzca este fenómeno varía según el tipo de sonido. En los casos en que el sonido se ha deformado tanto que se ha vuelto irreconocible se le llama reverberación.

Balanceo acústico

Ocurre frecuentemente encontrar cabinas de radio o salas de grabación completamente cerradas de espuma, terminadas en tapicería textil, éste es un error muy común porque se incurre en un “desbalance acústico” es decir solo se eliminan una parte de las frecuencias, en este caso la espuma solo absorbe sonidos agudos mientras las frecuencias bajas y medias quedan fuera de control. Si desea área acústica balanceada consulte con expertos y ahorre tiempo y dinero.

Decibel

El termino decibel se refiere a una décima parte de un bel, es decir la percepción del sonido no es lineal, es logarítmica. Ejemplo: Para subir de 80dB a 90dB se requiere 10 veces más energía sonora y para subir de 80dB a 100dB se requiere 100 veces más energía sonora.

Tratamiento acústico

Consiste en la aplicación de materiales sono-absorbentes y reflectores en muros y techos de un recinto donde se requiere mejorar sus propiedades acústicas, para lograr claridad auditiva.

Aislamiento acústico

Se refiere a la aplicación de materiales, técnicas o tecnologías desarrolladas para disminuir la entrada y salida de ruidos de cualquier recinto donde se requiera confort auditivo. El tipo de material aislante que se debe aplicar esta relacionado con el tipo de ruido que se desea atenuar. Por ejemplo, en ruidos de baja frecuencia como son: bajo eléctrico, bombo, tambora, efectos sonoros de cine e impactos de pisadas del techo. Se requiere materiales de alta densidad molecular. En ruidos de frecuencias media como son: voz, ruido de tráfico moderado y ruidos ambientales. Son suficientes materiales porosos con una buena densidad y espesor. En frecuencias agudas como el sonido de un megáfono o zumbidos son suficientes materiales ligeros como espumas en arreglos especiales. En general este tipo de sonido es el más sencillo de contener.